"La Usurpadora" se encuentra con su hija años después del final de la serie - Newsbeens.com

“La Usurpadora” se encuentra con su hija años después del final de la serie

Entre muchas cosas dignas de atención que pueden ofrecer al mundo los países de América Latina, un puesto muy importante ocupan los productos que salen de sus estudios de cine y televisión. Es justamente gracias a los países tales como México, Venezuela, Argentina o Colombia que hoy la palabra “telenovela” se conoce en todas partes del globo… El presente artículo hablará en especial sobre una de ellas.

El fenómeno de “La Usurpadora”

Corría el año 1998 cuando Televisa emitió el primer capítulo de una de las historias mejor conocidas de la historia de su existencia y recordadas con cierta nostalgia por miles de personas hasta el día de hoy. A pesar de ser un remake de una telenovela venezolana homónima de 1972, “La Usurpadora”, porque así se titulaba, rápidamente conquistó los corazones del público.

Teniendo en cuenta las tendencias generales de los guionistas, desde siempre inclinados a crear las telenovelas según el mismo patrón (es decir: una chica humilde y buena se enamora de un galán adinerado y creído, este cambia gracias a la fuerza de sus sentimientos y juntos necesitan superar varios obstáculos con el fin de llegar al altar), la trama de “La Usurpadora” era algo más elaborada y, por ende, curiosísima.

La historia de la dulce y delicada Paulina Martínez que un buen día se encuentra a Paola Bracho -una mujer fría, calculadora, pérfida y fisicamente idéntica a ella- y que debido a un chantaje debe asumir su identidad y termina enamorando a su marido y le da vuelta a la vida a toda su familia tuvo mucho éxito en México, como fuera del continente americano. ¡La fábula, sin embargo, no lo era todo!

“La Usurpadora” destacaba también por su elenco. Fernando Colunga, Chantal Andere, Juan Pablo Gamboa, Mario Cimarro, Dominika Paleta, Miguel de León y Libertad Lamarque eran algunos de los actores que aceptaron formar parte de él, aunque la estrella más brillante de la serie fue, sin lugar a dudas, Gabriela Spanic, responsable por encarnar a las dos protagonistas. Su esfuerzo trajó frutos, ya que gracias a ese doble papel se hizo conocida a nivel mundial.

De hecho, el impacto proovocado por la telenovela fue tan grande que incluso en la actualidad (más de 20 años después de su terminación) los televidentes siguen volviendo a verla, y en Internet aparecen cientos de memes y gifs creados a base de ella. Lo mismo podemos observar, por ejemplo, en relación con otras exitosas series de Televisa: “María, la del barrio” o “Pasión de gavilanes”.

¿Te acuerdas de los niños?

Aunque hoy en día lo sabemos todo acerca de las carreras de los actores adultos de “La Usurpadora”, la cuestión de sus protagonistas infantiles es otro cantar. Hace poco salió a la luz que Sergio Miguel Guerrero (Carlitos) se gana la vida trabajando en la organización de eventos, pero el sino de la niña que interpretaba a su pequeña hermana (Lisette) hasta hace poco ni siquiera se conocía.

La joven cuyo verdadero nombre es María Solares debutó en la pequeña pantalla encarnando a la hija de Carlos Daniel Bracho, y a pese a la dulzura que provocaba su aspecto de angelito y comportamiento delante de las cámaras tanto en los espectadores, como los creadores de esa tan aclamada telenovela, nunca más fue vista en ninguna producción de Televisa.

Así luce María Solares actualmente

El tan esperado cambio al respecto tuvo lugar en mayo de este año. En la versión española de la revista “People” y un par de otros medios aparecieron menciones o artículos relacionados con la muchacha, gracias a los cuales el público pudo volver a estar al tanto de su vida. Resulta que la simpática rubia de ojos claritos puede presumir de numerosos éxitos incluso sin pertenecer al mundo de la farándula…

Si quieres saber a qué se debió su rápida desaparición de la tele, qué hay de nuevo en su vida, si piensa volver a aparecer en la pequeña pantalla, a qué se dedica el día de hoy, pero también con quién se llevaba mejor en el set y cómo fue su más reciente encuentro con la actriz que hace 21 años interpretó el papel de su madre, no dejes de leer: ¡te lo revelamos todo a continuación!

Una chica feliz

María admite que tuvo mucha suerte de poder contar con los consejos de sus padres, quienes ante todo querían que viviera una infancia “normal”. Fue por ello que cuando los productores de “La Usurpadora” se acercaron a su madre para hablar sobre el posible empleo de la niña (que en ese entonces solo tenía 4 años), al principio la mujer no accedió a su propuesta.

También ella decidió que la aventura de su hija con la televisión terminaría junto con el último capítulo de la telenovela. Así, su hija se centró en los estudios y, una tras otra, empezó a conseguir sus metas. Como informa la revista, “participaba en grupos de teatro, coros y en ocasiones en la televisión local”, ganó un premio nacional por un cortometraje y hasta escribió un libro para niños. Pero sus logros no terminaron con ello.

Más adelante terminó la universidad con honores (posee el título de licenciada en Ciencias de la Comunicación) y seguía participando en producciones de cortometrajes. Uno de sus amigos le inspiró a crear una serie de vídeos cuyo eje es la supuesta vida que podría llevar María si hubiera seguido el camino de actriz. De esta forma surgió una miniserie de Youtube titulada “Yo soy Lisette Bracho”.

Más allá de “La Usurpadora”

El éxito de la producción fue mayor de lo esperado, y, como cuenta la joven, algunos de sus seguidores incluso llegaron a insistir en conseguir la participación estelar de Gabriela Spanic en uno de los episodios. Si bien hasta el momento la belleza venezolana no apareció en la serie, Solares sigue esperando que esto pase y recuerda con suma emoción su reencuentro que tuvo lugar en un teatro, hace ya dos años.

Por más que durante el rodaje de “La Usurpadora” la niña tenía una excelente relación con todo el elenco y era una consentida de todos sus “compañeros de trabajo”, hoy admite que el contacto con los actores se rompió cuando se mudó de ciudad. La única persona que nunca dejó de interesarse por ella fue Chantal Andere, quien en la telenovela encarnaba a su tía, Estefanía.

Asismismo, la muchacha recuerda que de niña se hizo tan amiga de Sergio Miguel que a veces pensaba que eran hermanos de verdad. Ya que en todo momento su madre se aseguraba de que María tratara la actuación como un juego, nunca se le han subido los humos a la cabeza. No obstante, preguntada por las ganas de retomar el camino abandonado hace dos décadas, responde con sinceridad:

“Para ser sincera, sí me gustaría. Toda mi vida la actuación ha sido algo que me caracteriza y me apasiona, entonces si en un futuro se presentará la oportunidad de regresar a la televisión, lo haría con mucho gusto.” Curiosamente, al mismo tiempo la rubia reconoce estar completamente conforme y a gusto con su vida actual. ¿Y qué es lo que está haciendo ahora?

Como revela, vive y trabaja como comunicóloga en una de las empresas creadas en una pequeña ciudad a la que se mudó hace años. Se mantiene ocupada, ya que también administra las redes sociales de algunos negocios locales como freelancer, y cuando puede escribe críticas, reseñas y guiones. Ya que todo indica que su vida gira en torno al mundo del cine y televisión ¡parece que su vuelta al plató es solo cuestión de tiempo!

Fuente: Instagram