¿"Los Sussex" en problemas? La Reina les quita la custodia de su hijo y se burla del Príncipe Harry… - Newsbeens.com

¿”Los Sussex” en problemas? La Reina les quita la custodia de su hijo y se burla del Príncipe Harry…

Por más que en la actualidad existan más de 50 países cuyo sistema de gobierno es la monarquía, los más famosos y seguidos miembros de la realeza son los que pertenecen a la Casa de Sajonia-Coburgo y Gotha, o sea, a la familia Windsor que desde hace más de medio siglo gobierna en los territorios pertenecientes a la Gran Bretaña.  Y justamente por ello…

No importa dónde vives, cuántos años tienes, ni cuáles son tus aficiones: si tienes acceso a internet (o una mínima conciencia político-cultural), es más que probable que te suene la cara de la reina Isabel II… ¿Verdad? La sonriente abuelita que siempre viste prendas de colores vivos, además de ser la monarca que más tiempo ha reinado en la historia de su país, es también cabeza de una gran familia.

Efectivamente, el inconfundible clan de los Wndsor se está haciendo cada vez más grande. El mayor de los hijos del heredero al trono, el príncipe Carlos, Guillermo, puede presumir de 3 hermosos retoños, y su hermano menor, Enrique -hasta hace poco considerado “el niño terrible de la corte británica”- en mayo de 2019 también se convirtió en papá por primera vez.

A diferencia de los pequeños Jorge, Carlota y Luis (descendientes de Guillermo y Catalina de Cambridge), el fruto del amor existente entre Guillermo y la actriz americana Meghan Markle nunca recibirá títulos aristocráticos, ni será nombrado príncipe, como sus primitos. La razón es obvia: no es descendiente del hijo primogénito del príncipe Carlos, por lo que es poco probable que termine en el trono.

Aun así, Archie Harrison Mountbatten Windsor, cuyo único apelativo va a ser “Master”, sin embargo, no deja de ser el bisnieto de la soberana y junto con sus padres pertenece a la familia real. Sorprendentemente, el poder que Isabel II tendrá sobre él son mucho más amplios de lo que podríamos imaginarnos… Si quieres saber más, ¡quédate con nosotros!

Dura lex, sed lex

Si eres de los que se parten de risa conociendo algunas de las leyes y reglas insólitas vigentes en otros países, prepárate para algo impresionante. En el año 1717, el rey Jorge I, incapaz de entablar una relación amigable con su propio hijo rebelde inventó una resolución que funciona hasta el día de hoy y aparentemente no va a cambiar.

El antepasado de la reina Isabel no lograba acordar la elección de los padrinos para su pequeño nieto, por lo que decidió tomar el pleno control sobre su sino mediante una nueva ley. Gracias a él (o, quizás, por su culpa), incluso ahora, es la reina o el rey, los que obtienen la custodia de los niños que nacen en la familia real y son hasta cierto grado emparentados con ellos.

Por más que nada indica que la bisabuela del pequeño Archie quiera usar dicho poder en contra de sus padres, los que creen que la idea de Jorge I no es una ley vigente, se equivocan. Una prueba de ello puede suponer lo que ocurrió durante la infancia de los mismos Guillermo y Enrique, cuando el matrimonio de sus padres estuvo a punto de terminar, en 1996.

La abuela al mando

Fue entonces cuando Diana de Gales tuvo que pedir permiso para poder viajar con sus hijos a Australia y… no lo obtuvo de parte de su suegra. Aunque la prensa no tardó en enterarse de todo y armar un escándalo, cabe destacar que la reina nunca antes había ocasionado obstáculos relacionados con los viajes de sus familiares, y fue probablemente la única vez que utilizó dicha “ventaja”.

Lo que muchos ignoran hablando mal de Diana y ridiculizando sus problemas mentales posteriores a la separación con el príncipe Carlos es que después del divorcio William y Harry estaban bajo tutela legal de su abuela y podían ver a su desesperada madre no más frecuentemente que cada dos semanas, en el palacio de Kensington. La angustia de la mujer que lo daba todo por sus hijos tuvo que ser imposible de imaginar…

¿Qué será de Archie?

Dado que desde aquel entonces nada ha cambiado, y los expertos en la materia de la constitución de vez en cuando reiteran que la persona capaz de tomar decisiones acerca de la crianza y el domicilio de los príncipes y sus descendientes es la reina, el integrante más pequeño de la familia correrá el mismo camino que sus primitos. Así es: Guillermo y Catalina también le cedieron la custodia a la monarca.

Si bien no se sabe a ciencia cierta cuál fue la reacción de Meghan Markle al respecto, podemos suponer que su espíritu rebelde y dispuesto a enfrentarse a cualquier regla proveniente de la corte se sintió más que oprimido al darse cuenta de la situación. No obstante, ¡pudo caerle todavía peor lo que dijo la reina Isabel a su nieto menor al conocer a Archie!

La reina y sus bromitas

Poco después de nacer, Archie se convirtió en el protagonista de una reunión convocada con el fin de presentarselo a la prensa. Mientras que los paparazzi no dejaban de sacar fotos a la joven familia y llenar a los padres de preguntas, apareció Isabel II.

Serena y orgullosa, la soberana se acercó a Meghan que llevaba a su hijo en brazos, acarició al pequeñín y, al cabo de un rato soltó una frase que después fue repetida por, probablemente, todos y cada uno de los tabloides existentes en el Reino Unido. Dirigiéndose al dulce recién nacido, exclamó: “Gracias a Dios, ¡no tiene las orejas de su padre!”. ¿Cuál fue la reacción de su nieto?

Mientras que Meghan ponía todos sus esfuerzos en tratar de sofocar las carcajadas, el pobre Enrique se puso rojo como un tomate y únicamente asintió con la cabeza. Por fortuna, todo el mundo sabe que la relación entre Harry y tu “Doña Abu” es mucho menos oficial que la que tiene la monarca con Guillermo. ¿Alguna vez habrías pensado que la familia real puede comportarse así, o seguir las leyes tan anticuadas?

Fuente: Instagram