"Mi meta es ser feliz, no perfecta". ¡Conoce a una mujer tan bella como bajita! - Newsbeens.com

“Mi meta es ser feliz, no perfecta”. ¡Conoce a una mujer tan bella como bajita!

En la actualidad, bombardeadas con las imágenes “ideales” de las chicas que sin parar presumen de sus vidas y cuerpos en redes sociales, muchas féminas empiezan a autopercibirse de forma errónea. Ya que las youtubers e instagramers hacen todo lo que está a su alcance para demostrar que, además de guapas, son extremadamente felices, las que se consideran más bien “comunes” con frecuencia caen en la trampa de un mundo artificial creada por ellas… con fines de lucro.

La hermosa morena que captó tu mirada desde el primer momento que prestaste atención a la fotografía de portada de este artículo es un claro ejemplo de que, por suerte, no todas las mujeres comparten esta despiadada opinión. Te presentamos a Karina, quien con su actitud hacia la vida y la gente que la rodea demuestra que para considerarse afortunada no hace falta tener las medidas de una supermodelo… ¡O una estatura mediana!

A primera vista todo indica que la preciosa brasileña nació con estrella. Sus rasgos faciales son tan delicados, su sonrisa tan encantadora, y su mirada tan profunda que nunca hubiéramos pensado que puede sentirse descontenta por algún detalle relacionado con su aspecto. Pero aunque la joven se siente a gusto consigo misma, su silueta es un tanto “inusual”. ¿Lo has notado ya?

La diferencia entre Karina Lemos -porque así es como se llama esta belleza- y la mayoría de las chicas es la altura. Aunque la poseedora de este rostro tan angelical mide un poco menos de 1.30 m, asegura sentirse agradecida y feliz en su piel. Según se sabe, tardó un tiempo en asimilar el hecho de ser afectada por su condicion, pero si piensas que esa fue capaz de impedirle luchar por sus sueños, no puedes estar más equivocado.

La flamante brasileña saltó a la fama hace tan solo un par de años, cuando en una de las conocidas plataformas publicó un vídeo en el que bailaba sensualmente al ritmo de la canción “Gangnam Style” (que, por cierto, el día de hoy es considerada icónica por muchos). Su manera de moverse combinada con el  impresionante look hicieron todo el trabajo: ¡Karina de inmediato se convirtió en un objeto del interés del público en su país!

En la actualidad, su perfil de Instagram cuenta con más de 190 mil seguidores interesados en echar un vistazo a lo que hace en su vida diaria. Considerando el hecho de que el grupo de sus fanáticos sigue creciendo podemos suponer que es una persona realmente excepcional. Sinceramente, ¿alguna vez en tu vida has visto otra mujer tan segura de sí misma y, por consiguiente, atractiva?

La verdad es que los hombres de todo el mundo se sienten fascinados por ella (y no es nada de extrañar). ¡Muy poca gente tiene una fuerza de carácter capaz de transformar algo que por lo general se considera una desventaja en un punto fuerte! Llena de energía positiva y segura del amor que le brindan sus seres queridos, Karina es una de las que saben cómo hacerlo.

De hecho, no solamente puede jactarse del apoyo de sus amigos y familiares (cuyos imágenes llenan sus perfiles de las redes sociales). Gracias al show que le ayudó a ganar cierta popularidad en su país natal, la morena ha tenido la oportunidad de trabajar también como modelo y actriz profesional. Al parecer, sus “cinco minutos” ¡se van a prolongar un poco más de lo esperado!

Uno de sus pasatiempos favoritos es hacer deporte. Aunque nos encantaría que no fuera así, una silueta como la suya no se consigue con suma facilidad. La mujer pasa largas horas en el gimnasio, trabajando duramente con un entrenador personal, y sigue una equilibrada dieta que le ayuda a lucir sus curvas aun más. Desde luego, su vida no gira en torno a los ejercicios físicos…

Todas las veces que pueda, Lemos intenta juntarse con las personas que más enriquecen su vida. Al igual que toda mujer, también ella tiene la suerte de contar para lo que sea con un grupito de sus mejores amigas. Como admite, sin su ayuda no podría ser tan positiva y alegre. Sus mayores tesoros son, sin embargo, el esposo (Eric) e hijo (Renan), quienes han convertido la vida de esta belleza bajita en su propio cuento de hadas.

Al ser bailarina y modelo con cierto grado de popularidad, Karina con bastante frecuencia aparece en la televisión brasileña. Asimismo, se la invita a numerosos eventos organizados en todas partes del país. Puesto que muchos de ellos suponen una excelente oportunidad de hacer contactos, aprovecha la oportunidad de bailar o desfilar allá adonde vaya. Y ¡dichosos los ojos que le ven!

Cuando no está viajando o trabajando, la estrellita opta por relajarse en su casa, acompañada de su familia. Una importante razón de ello es que en San Pablo, la ciudad de su residencia, la gente la reconoce sin problema… Y no es que sea algo malo: simplemente de vez en cuando cualquiera necesita desconectarse de sus responsabilidades y descansar sin ser interrumpido. ¿Verdad? 

Mirando lo sonriente y feliz que se ve en cada una de las tomas publicadas en Instagram, cuesta imaginar que podría sufrir por lo que opinan las malas lenguas. No obstante, ella tampoco está extenta de experimentar la otra cara de la moneda llamada “fama”. Dado que es imposible caer igual de bien a todo el mundo, la joven ha tenido tiempo para acostumbrarse a ciertos comportamientos.

“Ya he escuchado que soy un monstruillo. ¡Lo que pasa es que me siento un mujerón!” bromea, preguntada por las sensaciones que le producen las críticas. Afortunadamente, su facilidad de caerles bien a los demás hace que las opiniones positivas y llenas de admiración prevalezcan sobre las que duelen. La mejor parte de ello es la sensual latina ha aprendido a agradecer por todas ellas.

Que sea una persona digna de ser imitada por las demás representantes del género femenino, no cabe la menor duda. Los que la conocen bien se dan cuenta de que su hermosura, frescor y delicadeza (de los que sigue presumiendo a pesar del paso del tiempo) están relacionados con las buenas emociones que lleva dentro de su corazón. Justamente por ello, apostamos que va a formar parte de la farándula durante muchos años más…

Como curiosidad, podemos añadir que en el año 2014 el reconocimiento de la simpática brasileña se encontró en peligro. ¡Todo porque una de las participantes de un concurso de belleza de Costa Rica se llamaba exactamente igual! Por fortuna para Karina (y, desde luego, por desgracia para su tocaya), la chica no logró ganar la competición, ¡así que el nombre y apellido de Lemos volvió a ser asociado únicamente con la preciosa enana!

La historia de Karina puede servir de una incesante fuente de inspiración para todas las mujeres que luchan contra sus propios complejos e inseguridad de sí mismas. Su ejemplo demuestra que a pesar de algunos defectos todos podemos -y deberíamos- sentirnos bien sin necesidad de recurrir al bisturí. Con un poco de esfuerzo (la modelo usa brackets y entrena) es posible sentirse genial incluso teniendo 1.30m de estatura…kari

El factor crucial para poder aceptarse, sin embargo, supone el sentirse querido y comprendido por los que nos importan: y esto es lo que la flamante estrella recibe en dosis enormes, a diario, de parte de las personas que quieren lo mejor para ella. ¡Gracias a la gente así nos cercioramos de que la vida “ideal” no tiene nada que ver con las medidas perfectas! Tenlo en cuenta.

Fuente: Instagram (@karinalemos_oficial)karina