Selfies que la gente debería revisar antes de subirlos a las redes sociales - Newsbeens.com

Selfies que la gente debería revisar antes de subirlos a las redes sociales

Si hay un aspecto de la tecnología que ha sacado lo peor de nosotros en la última década, tiene que ser el abusivo uso de las cámaras en los teléfonos. Hoy en día, todos los los eventos y momentos de la vida tienen que estar documentados en las redes sociales con imágenes tomadas por uno mismo (también conocidas como selfies). Estas se utilizan como un vehículo para saciar los egos excesivamente inflados, pero por fortuna, este tipo de narcisismo absoluto tiene una gran ventaja: la red está llena de gente que no se da cuenta de que se ven como unos necios, y comparten sus momentos de fracaso total con todo el mundo. No se pierda la recopilación más graciosa de todos los tiempos…


1. Qué indecencia…

Hay quien critica que algunas jóvenes utilicen sus cuartos de baño para hacerse fotografías subidas de tono donde se muestran en situaciones de lo más sensuales y provocativas, llegando al caso de parecer más trabajadoras de la noche que propiamente adolescentes. Pero cuando una de estas chicas utiliza a una persona de la tercera edad, aparentemente su abuela, para poder obtener esa instantánea sensual se sobrepasan barreras que nadie debería haber hecho. Horrible

2. Tomándose una foto en un funeral…

Hacerse una selfie es una moda que amenaza con no pasar de época, a pesar de que son muchas las personas que las odian. Pero por desgracia cuando mezclamos esta dudosa costumbre a un evento tan serio y triste como un funeral, las personas directamente se tiran de los pelos. Al parecer a esta joven le pareció un momento idóneo para lucir tipo, sacarse una instantánea y tener un recuerdo con una sonrisa del fallecimiento de un conocido. Todo muy normal en esta sociedad, desde luego, y un tesoro de recuerdo para ella.


3. No hacía falta subir la foto mientras piensas…

Esta otra imagen nos muestra a alguien pensando en Oklahoma tras algún tipo de catástrofe, no sabemos si será referido a algún terremoto o tornado de los últimos años. No obstante no comprendemos cómo puede haber gente que se solidarice con ella solo por aparecer con una pose de “pensadora” mientras se preocupa. Si realmente te importase tanto estarías haciendo algo más que una selfie que subes a tus redes sociales, al fin y al cabo no es tan importante tu mente como para ello.


4. La sensualidad de unas mangas subidas…

No importa lo malote que queramos parecer, por mucho que subamos las mangas de nuestra camisa o de lo bueno que sea le grupo que aparezca impreso en ella, nuestra cara no va a mutar lo más mínimo. ¿Qué más da que hayas elegido al famoso grupo Nickelback o que te pongas tu gorra del revés, si ya has entrado en esa edad no hay vuelta atrás. Déjalo pasar y disfruta del momento simplemente. Sobre todo si lo que tienes que enseñar no son brazos bien trabajados en el gimnasio.


5. De camino a un funeral… ¡Y lo dice tan contenta!

Puede que te hayas visto muy elegante, muy coqueta o hasta muy sensual en tu fotografía sonriente en el coche, pero aunque eso te parezca más que suficiente no hace falta que la subas a las redes sociales si la acompañas de un “De camino a un funeral” como si fuese el último concierto de tu cantante favorito. Sobre todo porque serás cualquier cosa menos “cute” o encantadora. Qué manera de mostrar una falta de respeto más innecesaria.


6. No hay mejor situación que tomarse una bebida energética en un baño…

Esta otra persona también pecó de querer parecer un malote mientras se mostraba sujetando una bebida energética que le permitiría aguantar la fiesta hasta altas horas de la noche. Por desgracia esto solo significaba que todo el mundo iba a ver que estuvo dentro de unos cuartos de baño públicos sacándose una fotografía con una papelera llena de trozos de papel higiénico que distaba mucho de ser un complemento perfecto. Por supuesto su apariencia tampoco era precisamente la más moderna o agradable que se podría imaginar.


7. Cuando el amor por tu abuela sobrepasa los límites éticos…

El amor no conoce edades, pero los lazos familiares sí deberían hacerlo, especialmente cuando te dedicas a dar un beso en la boca a la persona que dio a luz a tu propia madre. Y eso se vuelve todavía más turbio cuando lo haces con una cara de que realmente te gusta y, por encima de todo, cuando además le sumas que lo quieres conservar en tu teléfono como si fuese algo de lo que disfrutar más adelante. Habría que darle una vuelta a ese extraño sentimiento.


8. ¿Hombre o mujer?

Muchas personas no tendrían claro si se trata de chica con exceso de maquillaje o con un hombre que trata de aparentar lo que no es genéticamente. No obstante lo que sí nos queda claro es que es una persona capaz de poner exactamente la misma cara en varias situaciones sin que nadie pueda saber sacar ninguna diferencia. Y no importa mires desde arriba o desde abajo, el aspecto no cambia lo más mínimo, tanto que empezamos a plantearnos si en realidad se trata de algún filtro de Snapchat. ¿Qué opinan?


9. Cómo no tomarse un selfie en clase…

Durante una clase de universidad todo el mundo debería prestar atención a las explicaciones del profesor, especialmente porque el elevado coste de estas debería crear conciencia a sus alumnos. No obstante siempre habrá alguien que considere más importante aparecer atractivo y elegante en alguna selfie. Aunque el proceso sea tan rudimentario como levantar la cámara del laptop para poder hacerlo. Sin duda se merece que se le callese o que terminase roto solo por aprender a respetar a todo el mundo.


10. “Este va para todas las chicas…”

Encontrarte en una zona de lujo es algo que siempre ayuda a que te termines por sacar una selfie, ya sea por aparentar que es lo que normalmente haces o por tratar de lucir como un afamado ricachón. No obstante en muchas ocasiones nos vemos con una cara y unas muecas que distan mucho de ser sensuales o que lleguen a conquistar o encantar a nadie. Esto no significa que no las vayamos a hacer a cada momento, como bien se encarga de demostrarnos esta persona.


11. Un segundo después llegó la tragedia…

La mujer de la fotografía sí que eligió una temperatura ideal, una ropa perfecta, una sonrisa de ensueño y hasta un escenario que le habría hecho protagonizar una instantánea digna de cualquier fotógrafo. Por desgracia el hecho de que una pelota se encontrara a tan solo unos segundos de impactar contra su cabeza dejó todo el montaje como una auténtica broma que solo sirvió para recordar un dolor de cabeza de proporciones épicas que sin duda nunca se le olvidaría. Aunque solo sea por destrozar su fotografía perfecta.


12. Cuando necesitas tu espacio para los selfies…

Bien sea para poder obtener un detalle sobre tu propio peinado que te permita corregir las imperfecciones o para poder subir a las redes sociales lo irresistiblemente atractivo que te veías en ese momento, el necesitar tanto espacio para sacarte la selfie es del todo un pecado. Sobre todo cuando alguien vea en el reflejo que en realidad eras tú mismo quien sacaba esas fotografías por mucho que intentes hacerte el despistado. Por desgracia no es ni el primero ni el último que termina por hacer exactamente esto mismo.


13. No sabemos quién sale más natural…

Esta mujer quiso aparecer como si fuese ella la que realiza el canto del ciervo. Por la cara de felicidad que se ve en la joven podemos deducir que para ella eran auténticos clones, aunque sobra decir que tener su cornamenta no es algo que sin duda sea digna de admiración en el género humano. A ella le pareció bien, a él no le importó, pero al resto del mundo le dio todo el coraje del mundo el daño que ha hecho la película de Disney de Bambi a estos animales.


14. Listo para enamorar a todas…

Esta persona sí que tenía por objetivo lucir con una figura de lo más sensual posible, mostrando su mirada más provocativa y con un peinado que, aunque para él parezca seductor ha sido uno de los más parodiados de la historia. Si lo que quería era conquistar a todo un batallón de fieles mujeres que se desvivan por sus suspiros, creemos que no lo ha conseguido del todo. Eso sí, unas risas sí que ha sacado a más de uno gracias justo a lo contrario.


15. Lo ha clavado…

Aunque muchas personas protagonicen auténticos fracasos cuando se tatúan la persona amada en un brazo, otras muchas logran obtener un recuerdo bastante digno. Seguro no obstante que cuando esta joven quiso hacerse una selfie no pensaba que terminarían grabando a tinta su torcida expresión en el brazo de alguien que sin duda sentía verdadero amor por ella. Solo esperamos que esa relación que los une sea por mucho tiempo, porque eliminar un tatuaje de esas dimensiones no es para nada sencillo. ¡No dude en compartir este artículo con todo el mundo y en dejar un Me gusta en nuestra página de Facebook!


Fuente: Pixabay/ Facebook