Personas que fueron capturadas durmiendo en poses súper divertidas

ii

Dormir es una necesidad fisiológica del ser humano. Últimamente se ha podido leer mucho acerca de lo importante que es dormir 8 horas seguidas, e incluso finalizar los ciclos de sueño para levantarte descansado. Lo que no es tan común es escuchar hablar sobre la postura o el lugar. Utilizar una cama en un ambiente con poca luz y un colchón cómodo es básico para el buen descanso de la persona. Sin embargo, no siempre se consiguen todos estos objetivos, o bien porque no estás en tu propia casa, o porque te vence el sueño. Precisamente esto ha sido lo que le ha sucedido a los 10 sujetos que te presentamos a continuación. En un momento determinado de su día, sus párpados se cerraron y cayeron en un sueño profundo mientras que la gente a su alrededor decidió fotografiarlos.

1 de 21. La mejor almohada de la historia…

En algunas ocasiones nos encontramos con que Morfeo nos hace una pinza en forma de tenaza que nos hace caer en el más absoluto y profundo sueño, sin que nos importe donde termine acurrucándose nuestro cuerpo. En este caso parece que su cabeza fue a parar a una improvisada almohada que fue del todo de su agrado, pues no tiene pinta ni de querer despertarse ni de que la propia mujer tenga la necesidad de hacerlo. La duda que nos correo ahora, sin duda, es si ellos ya se conocían de antes o son improvisados compañeros de sueño.

2 de 21. ¿Acaso una tienda de colchones no es para eso?…

Es bastante interesante poder probar el colchón que vas a comprar para lograr saber si te va a funcionar como tu lugar sagrado de reposo. Pero parece que algunos quieren realizar una prueba que va más allá de la simple comprobación de dureza. En su caso directamente decidió que era un buen momento para dormir placenteramente una larga siesta mientras que el resto del personal le miraba atónito. No cabe duda: ha dado con el colchón que necesita para su propio descanso. Ahora habrá que ver si llegó a levantarse o prefería que lo llevaran a él mismo con el propio somier.

3 de 21. Consecuencias de tener un bebé…

Todos sabemos que al tener un bebé, la definición de sueño cambia radicalmente. No importa si tienes la suerte de que tu hijo no llore demasiado, has de cambiar tus hábitos para darle las comidas y los descansos adecuados para que crezca fuerte y saludable. Por desgracia esto implica que tú termines por convertirte en alguien que solo puede dormir cuando tu hijo hace lo propio. En este caso les sorprendió el momento de sueño cuando ambos se encontraban en mitad de un descanso en el parque. No hubo que pensarlo dos veces.

4 de 21. Ante el aburrimiento, unos juegan y otros duermen…

No importa que tu sueño pueda ser sagrado. Cuando un amigo prefiere gastarte una broma poco importa lo destrozado que hayas caído en una mesa, que hasta una torre de vasos podrá ser un proyecto viable. Y en este caso, sin duda, la hizo alguien que tenía bastante habilidad. 17 plantas de altura sobre una superficie que incluía la tambaleante figura del durmiente amigo. Un reto que no está a la altura de cualquiera, pues hasta tuvo que emplear algunas estructuras muy poco estables. No obstante, parece que al final logró su reto sin que la otra persona se inmutara lo más mínimo. Eso sí que es concentración en el descanso.

5 de 21. Vaya pena, se ha quedado sin cena…

Tras una jornada de duro trabajo muchas personas caen en los brazos del reparador sueño sin que nada ni nadie pueda impedirlo. Por desgracia a veces esto implica también que algunas personas terminen por perder su cena por el camino, como esta mujer que tuvo que sufrir el desparrame de su deliciosa pizza. La persona que estaba frente a ella pudo haber hecho algo más que limitarse a fotografiarla. Parece que el peso de una risa valió más que el de una cena. Eso sí, la pobre mujer seguro que se llevó una sorpresa muy desagradable. Pobre.

6 de 21. La genética puede ser maravillosa…

Tal para cual, parece que tanto la abuela como el pequeño benjamín de la familia se encontraron agarrados de la mano mientras ambos dormían placenteramente. Lo más divertido era que parecía como si hubieran querido rendir un tributo a “La creación de Adán” de Miguel Ángel. Una imagen tan entrañable que seguro será la fotografía de cabecera del joven cuando crezca y quiera rememorar la figura de esa persona que velaba por su descanso. No cabe duda de dónde sacó la habilidad para caer rendido en cualquier rincón que se prestara a ello.

7 de 21. Nivel de cansancio: me duermo hasta de pie…

No es parte de ningún dicho el quedarte dormido de pie, sino más bien una realidad a lo que este hombre se tuvo que enfrentar de una manera peligrosa. Por suerte ni cayendo de bruces podría alcanzar la vía, aunque debería controlar esa habilidad de tan dudosa utilidad. O puede que una alternativa mucho mejor sería simplemente dedicarse algo más de tiempo a sus propios descansos personales. No tiene que ser para nada saludable si los niveles de sueño son tan elevados como para permitirte hacer eso. ¡Qué miedo!

8 de 21. Si no encuentras el interruptor de la luz, escóndete de ella…

No sabemos si lo que este hombre quería evitar era que la luz lo desvelara o que alguien lo encontrase en mitad de su descanso, pero desde luego ese invento que logró descubrir le salvaba de ambos problemas. Por desgracia no sabemos si fue su propio jefe o un compañero con malas ideas quien finalmente capturó el momento delatando su actitud de reposo. ¿Una mala noche de descanso? Seguro que al final le salió caro el querer echar una cabezadita en horas laborales. ¿No podría haber esperado un poco a llegar a su domicilio?

9 de 21. Aún se desconoce si quería construir un fuerte o una litera…

Esta persona también quiso penetrar en el mundo de los sueños sin que le importara lo más mínimo lo que le sucedía alrededor. Tanto fue así que pudo colocar varias cajas a su alrededor, disponiendo una especie de fuerte que lo defendiera de cámaras o miradas extrañas. Por desgracia parece que no pensó en que alguien pudiera sacarle una fotografía desde el lateral, por lo que lo dejó completamente abierto. No obstante nosotros somos más de pensar que todo respondía a una broma de sus compañeros, quienes colocaron las cajas esperando que al despertar viesen cómo caían sobre él. Para esto es bueno tener buenos amigos.

10 de 21. En sus sueños es bailarín…

Literalmente esta persona cayó en un profundo sueño, sin que le importara lo más mínimo adoptar una postura imposible ni hasta para Isaac Hernández, mexicano considerado como el mejor bailarín del mundo. Puede que precisamente estuviese emulándolo en sus sueños y por ello terminara por pasar a adoptar la postura del la imagen. Eso o que realmente fue tal y como apareció en la mañana tras dormir auténticamente a pierna suelta. Saquen sus conclusiones. A él parece que no le van a importar demasiado, pues ya tendrá suficiente con tener que aguantar las burlas de todas las personas que lo conozcan y vean la instantánea.

11 de 21. Porque una hamaca puede ponerse en cualquier sitio…

Las hamacas son una revolución para las personas que quieren descansar en cualquier rincón. Y por supuesto que no hay mejor sitio para alguien que se dedica al transporte de mercancías que cerca de su propio vehículo. Resguardadao del sol y cerca de su puesto de trabajo, solo nos quedan dos importantes peros a tener en cuenta. El primero sería que alguien fuese a tratar de robarle el vehículo en un descuido y el otro el hecho de que sobre el asfalto nunca suele hacer una temperatura adecuada para poder dormir. ¿Mejor buscar otro lugar más tranquilo?

12 de 21. No pudo aguantar viendo sus dibujos animados favoritos… ¡Se durmió!

Cuando somos pequeños y el sueño aprieta, todos sabemos que simplemente comenzamos a cabecear hasta que nuestro cuerpo se inclina o bien hacia delante o bien hacia atrás. Parece que en este caso simplemente de deslizó hacia el sofá, dando como resultado esta divertida postura en la que medio cuerpo disfrutaba de los dibujos mientras la otra mitad de un reconfortante descanso. Eso sí, creemos que el niño por lo menos obtuvo el beneficio de uno de los dos gracias a su descanso reparador. Algo es algo.

13 de 21. Este obrero no puede más con su trabajo…

No parece importarle demasiado dar con sus huesos en el suelo cuando aprieta el cansancio. Este hombre que disfruta de un dudoso reparador descanso sin duda va a terminar con marcas en la cara y un considerable dolor de espalda por una postura que se aleja mucho de la recomendada por los terapeutas. No sabemos qué le tuvo que pasar para acabar de esta forma tan poco confortable para llegar a caerse de sueño. Solo nos quedamos preocupados por pensar que algo pudiera haberle pasado. Nos contentaremos con creer que nada serio más allá de un ataque de Morfeo.

14 de 21. Las consecuencias de una buena noche de fiesta…

Otra persona que también tuvo que pasar por una desgraciada casualidad fue este hombre que, tras descubrir que su asiento no contaba con respaldo, siguió echándose para atrás hasta que dio con el suelo reparador. Por desgracia, a diferencia del anterior, un árbol ayudaría a tener todavía más problemas para conciliar el sueño. Si por lo menos hubiera hecho como su compañero y se hubiese apoyado sobre la mesa las cosas hubieran cambiado sustancialmente. ¿Cómo habrán terminado de esta forma tan poco ortodoxa?

15 de 21. Cuando tus amigos te juegan una mala broma…

Tener buenos amigos es algo muy codiciado por todo el mundo, a pesar de que ello conlleve en más de una ocasión terminar protagonizando alguna que otra venganza. En este caso parece que dejaron literalmente colgado a su compañero de fiestas cuando este se desmayó. Mucho alcohol como para seguir estando de pie, lo que finalmente ha provocado que tengas que estar sujeto solo por tu camiseta y con una percha. No sabemos, eso sí, dónde estaba agarrada esta última para poder aguar el propio peso del tipo y de qué material era la propia camiseta, que parece que aguantó con bastante tranquilidad su peso.

16 de 21. Cuando no necesitas una cama para dormir plácidamente…

Esta otra persona se quedó con la curiosidad de si el otro miembro de la lista realmente se encontraba agusto con la postura o no. Tanto es así que se lanzó como un loco a probarla. La gran diferencia fue que en el caso del segundo parece que tuvo que utilizar los brazos para lograr una superficie suficiente con la que cubrirse del frío y demasiado duro suelo. Al fin y al cabo era la única superficie sobre la que mantener relativamente apartado de cualquier problema. Seguimos pensando que siempre hay alternativas mucho mejores para esto.

17 de 21. Nos preguntamos si será el mismo hombre de la foto anterior…

Este caso es ya un extremo, ya que solo fue necesario un simple muro de contención en forma de tubo para lograr un supuesto reparador descanso. La postura no parece a pesar de ello la más cómoda, aunque si terminó dormido sería porque fue suficiente. A lo mejor incluso es una forma de estirar la espalda y lograr relajarla. Seguro que ninguno se atreve a probarla y prefiere la versión más tranquila y confortable en sus propias camas de su hogar. Como siempre decimos en estos casos, para gustos colores. Nunca sabemos cuando puede llegarnos el sueño.

18 de 21. Cuando hay necesidad, hay necesidad…

Uno de los sitios más repugnantes para quedarse dormido, además de ser también uno de los mayores focos de bacterias, es sin lugar a dudas un aseo público. Pero cuando el sueño llama a tu puerta simplemente caes completamente rendido. Por lo menos en su caso parece que alguien tuvo la decencia humana de poner dos cojines que hicieran las veces de almohada. Todo un detalle sin duda hacia el interesado que tuvo que pasar su sueño sobre una taza. Esperemos que el bote de limpieza que vemos al fondo haya sido usado recientemente y sea motivo de que todo estaba higiénicamente decente.

19 de 21. Disfrutar de la plenitud de una cama está sobrevalorado…

Los hay que cuando comienzan a descansar, en realidad se convierten en auténticas culebrillas que adoptan cualquier región de su cama o de la vecina para seguir durmiendo. En este caso se dio más el segundo caso, pues aunque se aprecia claramente que tiene su cama supletoria adosada a otra más grande, no solo se terminó por pasar a la mayor sino que terminó cayéndose de esta. Una odisea que terminó sin que él mismo se hubiese despertado de su profundo trance. No creemos que vaya a tener muchos problemas de insomnio si sigue manteniendo ese ritmo tan confortable.

20 de 21. Esperemos que al menos no estuviera roncando…

Las incómodas barras de metal de este transporte público, que pensamos se trata de un autobús, no parecieron incomodar demasiado a esta persona que cayó completamente rendida. Aunque para muchos pudiera suscitar una cara de repulsa por ver que su nariz se apoya en una zona común, lo cierto es que más debería preocuparle a ella, ya que en ese tipo de superficies podemos encontrar una auténtica superpoblación de bacterias que podrían hasta provocar enfermedades. Eso sí, como fuese de roncar le estaría dando el espectáculo a sus vecinos.

21 de 21. Disfrutando de una buena dosis de radiación televisiva…

Esta tierna escena cada vez es más complicada de ver por culpa de las nuevas generaciones de televisores planos que hoy en día podemos encontrar casi en cualquier hogar. No obstante parece que para este pequeño el espacio que había detrás de su televisor era más que suficiente como para echarse una reconfortante siesta. Y a sus padres les pareció divino, a pesar de que los médicos desaconseja el uso de los televisores por crear algunos tipos de radiaciones. A él, sin duda, no le importa lo más mínimo atendiendo por lo profundo de su sueño.

Fuente: Twitter